Escuelas Deportivas


La educación para la igualdad de oportunidades entre ambos sexos, o coeducación, se plantea como una necesidad en materia de desarrollo personal desde una concepción de enseñanza basada en el respeto a la diferencia y la valoración de la persona por encima de distinciones de sexo.

La práctica de la actividad física y deportiva por parte del conjunto de la población andaluza en las últimas décadas se ha configurado como un hecho social relevante y demostrativo del avance en la mejora de la calidad de vida de los andaluces y andaluzas.

Aún así, la realidad andaluza con respecto a la participación de la mujer en el deporte es muy similar a la media nacional, por lo que sigue existiendo una importante diferencia por sexos en la práctica deportiva. Según el Instituto de la Mujer (2001) el sexo femenino se representa en los diversos ámbitos deportivos en nuestro país de la siguiente manera:

  • Deporte recreativo: 27% de mujeres y 66% de hombres.
  • Deporte universitario: 25% de mujeres y 75% de hombres.
  • Deporte escolar: 30% de mujeres y 70% de hombres.
  • Licencias deportivas: 25´8% de mujeres y 70% de hombres.

Asimismo, destacamos que la participación de la mujer en puestos de responsabilidad de organizaciones y administraciones deportivas (Federaciones, clubes, ayuntamientos,…) sigue siendo muy escasa.

Aprovechando la oportunidad que nos da la Orden del “Deporte en la Escuela”, y el primer plan de “Igualdad en la escuela”, y con el objeto de garantizar la igualdad de oportunidades de ambos sexos en cualquiera de los ámbitos sociales y educativos de la comunidad, debemos poner en marcha acciones sistematizadas, de carácter estable y continuo que permitan la participación de todos y todas a favor de la sinergia necesaria para la optimización de recursos y eficiencia en la obtención de resultados.

En este sentido,  a continuación se propone un modelo de intervención educativa para la puesta en marcha de acciones coeducativas dentro del proyecto de Actividades deportivas:

  • Los contenidos de las actividades tendrán un modelo igualitario, en los que se valoren de igual manera las preferencias de alumnas como de alumnos.
  • Adecuar los elementos del currículo: objetivos, metodología, y evaluación, a cada alumno/a en función de sus propios progresos.
  • Elegir adecuadamente materiales, organización de espacios y grupos de alumnos/as durante el desarrollo de las actividades deportivas.
  • Usar la discriminación positiva en los casos en que ésta favorezca el fomento de la igualdad de oportunidades entre ambos sexos.
  • Coordinarse con el profesorado del centro, tutores/as, orientadores/as, madres y padres para el establecimiento de acciones conjuntas coeducativas.


Las escuelas deportivas permiten desarrollar capacidades de esfuerzo, coeducación, disciplina, dedicación, sacrificio, solidaridad

Actualmente se considera que la actividad deportiva, debe reunir una serie de características que, en todo caso, deben comenzar por las que nunca debió perder: el carácter educativo del deporte, la transversalidad de su esencia, el ocio activo y la recreación y la mejora de la salud y el bienestar social como objetivo.
 El deporte es el contenido preferido por los escolares para pasar su tiempo libre, por lo que las posibilidades son enormes en relación con otros contenidos de Educación Física. Entre otras cosas, a través de una correcta enseñanza del deporte podremos conseguir hábitos saludables de práctica deportiva, fomentar la socialización entre los practicantes, o un desarrollo armónico de las cualidades físicas.

 

Resulta preocupante el nivel de sedentarismo que se está instalando en los niños y niñas así como en los adolescentes y jóvenes. Este sedentarismo está desembocando en un alto nivel de sobrepeso.

Para los centros escolares resulta necesario promover una educación más completa e integradora de la actividad física, que permita la acción y la reflexión,y que eduque en valores individuales y sociales.

La práctica del deporte en grupo y en equipos mixtos incluirá actividades tanto participativas como competitivas, que tendrán, en todo caso, un carácter eminentemente ocio educativo.